30 junio, 2010

Pambolera hasta la locura y un poco más

Si bien jueguitos con pelotas han existido desde hace muchos años (me da hueva escribirles historia y así) el fútbol tal cual nació en las Islas Británicas. Y lo más seguro que contagiaron al mundo como plaga tipo Resident Evil hasta que un día dijeron: Ps hay q hacer un torneo ¿no? Ya somos muchos y así.

Y así empieza la historia de los mundiales en Uruguay 1930. Aunque mi historia empieza muchos años más tarde, mi pasión por el deporte se dio cuando tenía 10 años, ya un poco mayor con más conciencia de lo que pasaba a mi alrededor. Me encontraba en el DF de visita en casa de la tía-prima-parienta loquesea de mi abuela, una casa enorme como de gente pudiente. Vagué por el jardín, por el comedor, por la biblioteca, por la sala hasta sentarme como niña autista en las escaleras. Fue ahí cuando escuché los comentarios, el ruido de la gente y por curiosidad fui subiendo hasta encontrar la televisión enorme que me mostraba la final de fútbol Brasil vs Italia. Poco a poco me atrapó el jogo bonito de Romário y Dunga, de repente me emocionaba y sufría el juego, y ni que decir de los penales. Sudaban mis manos cada que se adelantaba un jugador, sin saber quienes eran apoyaba a los de amarillito. Y ahí, a mis 10 años festejé y brinqué gritando el campeonato de Brasil en el mundial de Estados Unidos 94.

Esa experiencia, esa sensación me dejó un sabor de boca fenomenal, poco a poco me fui involucrando en el deporte. Conociendo los equipos locales, sentarme en cada torneo frente al televisor los fines de semana para apoyar a mi equipo favorito. De forma personal los deportes no se me daban, hasta finales de la primaria fue que me involucré en el volibol que durante toda la secundaria y mi primera prepa (me gustó tanto esa etapa que estudié 5 años de prepa u_u) lo practiqué. Pero jugaba también futbol de vez en cuando.

Y cada cuatro años esperaba la fiesta mayor, la neta es bien pinche emocionante la espera, saber como estan los grupos, jugarle a la pitonisa y hacer tus propias predicciones. El mundial del 98 lo tengo memorizado un poco mejor, estudiaba el útimo año de secundaria y recuerdo que se organizaba la llevada de la televisión para ver los partidos de la Selección en el salón. También recuerdo la final, el horroroso uniforme de Francia y la pelona de Zidane (sin albur putos ¬¬). Los franceses después de... Ok, era el primer mundial que ganaban, lloraban como mariquitas. Y ahí se nos iba un torneo más, con México llegando hasta octavos, again.

El Mundial del 2002, organizado por dos paises igual de feos, odio sus costumbres ¬¬. Eso de comer perro, matar ballenas y demás cosas terroríficas que hacen los Nipones y los Surcoreanos. Un mundial de noche para nosotros, yo estudiaba mi "segunda etapa" de preparatoria. Si tengo una selección favorita en el mundototote es la de Inglaterra, cabe aclarar que por supuesto apoyo a mi selección (no soy tan ogt) pero mucho más allá de yo nací aquí o allá; yo disfruto el deporte. Adoro esas jugadas, los pases, la magía que existe... Ok, ya me la jalé mucho.
El punto es que, en este año pocos partidos vi, sólo me despertaba una o tres de la mañana para ver jugar a los ingleses y a los mexicanos, que nuevamente llegaron a octavos :( Tal vez la salida que mas dolió, (si quisiera escribir albures no me saldrían ¬¬) ya que los maldito güeros del norte se atrevían a ganarnos en un juego que "supone" debíamos manejar mejor. ¿Cuándo habían aprendido los gabachos a patear la pelota y no precisamente para un gol de campo?
Pues así fuimos acercándonos a la final, y si pensaban que algún ojito rasgado ganaría se la pelaron porque Brasil con su pinche jogo bonito ganaba su quinto campeonato, dejándonos ver quien mandaba en el mundo del balón pié.

Y venía de nuevo la espera de otros 4 años, aunque entre este tiempo siempre tenemos Eurocopas y lo que se juegue similar en America, torneos mexicanos y extrajeros; y Champions Ligue. Yo por mi parte salí del pueblo y llegué a la ciudad, comí, bebí, co...mí de nuevo y entré a trabajar despues de 22 años de huevona. Pero se acercaba nuevamente la temporada de sudar, sufrir y gritar; así que renuncié. Alemania recibia a todo el mundo y nuevamente sentíamos esa esperanza como mexicanos pero la volvieron a cagar. Aquí pensamos que Alemania ganaría, sin embargo los italianos dieron la sorpresa y la bola de sabrosos ganaban la copa. Hasta ganas de abrazar al sudado de Luca Toni para felicitarlo.

4 años después, disfrutamos un torneo más. Con un comienzo flojo de partidos mediocres para el nivel en que se compite. Esta vez no me di el lujo de renunciar, sin embargo pude ver los partidos importantes con permisos y en mi computadora. Todos tenemos favoritos, con malos comentarios y todo lo que quieran apoyábamos a la selección aunque sabíamos que muchas esperanzas no podríamos tener en ellos. Por mi parte mis ánimos iban con Inglaterra y España, apostando desde el principio a este último.
El campeón se fue, Eslovaquia con su primer mundial pasó y México con sus puntos rasguñados pasó también. Unos octavos tan... sorprendentes. Inglaterra se iba tras un árbitro ciego ¬¬ y México también, aunque no le hecho la culpa al árbitro en este caso; México es malito para definir.
Poco a poco nos íbamos dando cuenta que Alemania sería campeón, que los Holandeses no se quedaban atrás y luchaban con sus jerseys naranjitas. Paraguay le daría lecciones a Japón de como tirar penales y España pararía en seco a Portugal con todo y su niño modelo.
La emoción que no sentíamos al principio fue aumentando conforme nos acercábamos a la final. Pulpos y pericos fueron odiados, yo seguía apoyando a España. Yo y... Yo? Bueno, obviamente los españoles, pero el resto del mundo aseguraba que Alemania le pondría un estatequieto como a los argentinos que sin piedad y con mucho dolor le metió 4 golecitos.

Y ahí estaba yo, con las manos sudando más nerviosa que el día que entregué el "tesorito". Observando mi trabada transmisión en internet y con el jefe molestando hasta que se dio cuenta y me dejó en paz, porque él como medio mundo pensaba que España perdería y yo me pondría loca. Más de 60 minutos con el Jesús en la boca (no ese Jesús ¬¬) y finalmente Puyol con su cabeza llena de cabello metió la esperanza de la final. Y rogaba que el tiempo pasara rápido, que el árbitro no cometiera ninguna pendejada y pitara de una vez por todas. Salté de mi lugar cuando lo escuché, pude burlarme de todos, hasta del jefe.
Pulpadas a la chingada, España estaba en la gran final.

El mundial llegaba a su final, un mes aburrido en comparación a otros pero todos como pendejos pendientes de los resultados. Una semifinal que bien merecía ser final, pero no lo fue por sus pendejadas. Una final, esperada en especial por mí. Contra los pronósticos me había ido desde el principio; y ahí estaban, los dos equipos en el campo demostrándonos el juego más aburrido del mundial hasta el último momento. Después de haber gritado todas las groserías conocidas, pude gritar GOL. Con la gorda en la mano (de chicharrón mal pensados) brincaba festejando el primer campeonato de la furia roja. Un minuto de alegría y de nostalgia por que el campeonato de mi deporte favorito había terminado.
No quedaba más que esperar otros 4 años con la esperanza de asistir la próxima y vivir la experiencia. Y así he vivido los mundiales, y así viví éste.

BONUS: Pero al final de todo, soy mujer y como no dar un regalito a las que me siguen. ¡Órale muchachas, atásquense!







Jugadores inolvidables del este mundial U_U.