27 junio, 2011

Yonkies del amor.

Hablando de miedos al compromiso y todas esas finuras de plática de señora, recordé algo que me hizo defender mi teoría con empeño.

¿De qué hablo con ella? Recuerdo decir a las demás al referirnos de la "otra", tenía años sin saber de ella, además el guarura que la acompañaba me intimidaba para hablar de mis "cosas". Lo más que pude preguntar fue ¿y la familia?

Siempre he criticado a las mujeres, se me da ese don de hablar mal de ellas sabiendo información de primera mano, de lo estúpidas que somos muchas veces. Suelo alejarme de ese término, pero no puedo negar que he cometido algunas estupideces femeninas. Tengo chichis y vagina, debo cometerlas.
Uno de los tantos errores es abandonar todo por un hombre (no, eso si nunca lo he hecho). Clásico que nunca conoces al hombre ideal (ni creo que lo conozcas, la perfección no existe), pero siempre hay un tipo que lo parece; platicas con él, congenias, sales a cenar, al cine y lo besas.
Es donde empieza a valer madres el asunto.

No digo que sea malo, que ella tenga novio y yo no. Sería mucha envidia de mi parte, cosa que no existe.
De repente, el mundo gira 360° y resulta que el hombre es indispensable en tu vida, no puedes, sentir, respirar, comer, cagar, coger (ok, depende), ser independiente sin él. De un día para otro te das cuenta que tu vida era un puto asco (si, con las fiestas llenas de alcohol y los hombres por montones) antes de conocerlo.

¿Amigas? ¿Qué es eso? No necesito esas cosas si tengo a mi amorcito.

Y es así como se pierden en el limbo. La verdad no sé como se vea desde adentro, ni quiero probarlo, pero por fuera se ve de la chingada.
Y bueno, se puede culpar al amor y todo sentimiento que lo acompañe. Será el argumento número uno en defensa, pero el amor no es asfixiante.

Puedes tener todo en poquitos, un minuto para tu familia, un minuto para tus amigos, un minuto para tu trabajo, un minuto para las redes sociales (ok, tal vez cinco) y un minuto para tu amor.
No es toda la vida para el amor y lo mezclo con el trabajo, la familia, los amigos y las redes sociales.

A tu familia no le interesa verle la cara al tipo todos los días, a menos que sea tu marido. Ahí se deben aguantar y agradecer que por fin saliste y no eres la solterona de la familia.
Tus amigas no deben soportar la cara de imbécil que suelen poner los hombres cuando hablan las viejas a mil por hora de calzones, viajes, comida, hombres, HOMBRES; déjalo libre por que él también tiene amigos con los que quiere echar una chela, hablar de futbol, autos y mujeres.
Tus jefes no deben soportar tus 500 llamadas al celular por que el tipo quiere saber que haces o por que no contestas sus mensajes. Estás trabajando, obviamente.
Y las redes sociales, las benditas redes que sirven para compartir una frase, una queja y no las fotos donde te comes a tu novio. O donde solo te comunicas con él de muro a muro, de tuit a tuit; oigan, existe el msn, el SMS, el skype, etc. Pri-va-ci-dad.


Ahora es cuando puedo escuchar (con mis super poderes) como se quejan de mi amargura y mi falta de cariño. Pero si fuera yo quien sólo hablara de un hombre, lo llevara a todos lados, subiera 500 fotos de él, etc.
¿Me soportarían?

Sin embargo, pienso que las relaciones son indispensables. Nada de que soy la mujer independiente que puede hacer todo. Sé cambiar una llanta, pero si lo puede hacer un hombre, mejor.
Solo intento explicar que no es necesario llevar solo plátanos habiendo también manzanas, peras y cerezas. Y ahora puedo escuchar que les estoy pidiendo que sean infieles y unas locas.

Una de las defensas que me han comentado ante tal situación, es el miedo a estar solas. A menos que tengas una melliza no entiendo la necesidad de estar pegada a alguien. Pero si lo analizamos bien, es un tipo de dependencia que puede llegar a ser enfermiza (señores pensantes o que saben del tema sin ser señora gorda, podrían ayudarme con esto).

CONCLUSIÓN: No las entiendo, por eso dicen que soy rara. Por no pensar como ustedes la mayor parte del tiempo y no notar la diferencia entre dos pares de zapatos que parecen ser exactamente iguales.


10 junio, 2011

Ni Carmelita Salinas lo hubiera hecho mejor.

De esas veces que no tienes nada que hacer y la pelusa del ombligo se ha terminado, decidí caminar a las librerías de Juárez y Madero. Mientras esquivaba gente horrible en la Alameda y paraba de puesto en puesto preguntando precios hasta hartar a la gente y no comprar nada, lo vi.
Ahí estaba, recostado con toda elegancia en una banca, panza reluciente de mugre al cielo. Ver semejante espécimen me hizo recordar ¿papá?

Me quedé parada observándolo y pensando que sería de mi progenitor, podría ser ese hombre tirado ahí con olor rancio y panza de niño lombriciento. O podría ser uno de esos señores trajeados que llegan a la galería rodeados de guaruras que se hacen pendejos con sus equipos de comunicación, cuando sólo se la pasan echando chisme.

Por que han de saben que la Flowers es huerfana... Ok, tengo a la señora Flowers pero por Dios, ustedes han visto sus comentarios. El señor Flowers al parecer fue por cigarros y hasta el momento no ha encontrado su marca favorita.

"Hay que buscar a tu papá, qué tal si tiene dinero" Dijo alguna vez una amiga, mientras yo la ignoraba pensando en la forma de ligarme al tipo que me gustaba en la universidad. De qué me servia encontrarlo, para qué sirve un papá.
* Supongo que para comprar cosas, pero para eso está cualquier pendejo, digo novio que te quiera mucho.
* Para darte consejos, pero ahí está yahoo respuestas para solucionarte la vida.
* Para darte amor, pero ahí tienes a tu madre... Si no tienes, pues que jodido tu asunto.
* Para sacarte de un problema, pero si tienes amigos, siempre hay alguno que sirve para los tipos de problemas en los que uno se mete.

Las señoras que saben (de esas que creen tener un título en psicología infantil) dicen que siempre es necesaria una figura paterna, sino los niños crecen traumados y "malitos de su cabeza". Yo crecí normal, crecí de más y hasta el momento no ando buscando una figura paterna en algún novio, como suelen decir las mismas señitos, estaría muy jodida mentalmente si conocieran a mis ex.

Tal vez si sea necesario para algo, he conocido padres muy buena onda que despiertan en mí esa necesidad, pero hay otros que me hacen dar gracias a mi madre por ser loca y no casarse.
Me considero una persona normal, mentalmente y físicamente que prueba que un padre no hubiera hecho la diferencia. ¿Verdad?... ¿VERDAAAD?

Padres hay en las iglesias, papáwh's hay en los antros mirrey y jefes en el trabajo; ven, no es que me haga falta uno.

01 junio, 2011

Yo no parlé francés ¬¬

Cuando has planeado algo por mucho tiempo y finalmente lo realizas, tienes las mejores expectativas y las sorpresas nunca están de más. Eso me pasó, recibí miles de consejos y experiencias sobre qué hacer, qué decir, etc. Y saben qué, fueron puras pinches mamadas; nada de lo que les digan es cierto. Entre más planea uno las cosas, más cambios van resultando sobre la marcha.
Nunca dejas de sorprenderte.

Ahí estaba en la ciudad luz, como se veía en las postales con su Torre Eiffel y su hermosa arquitectura. Con mochila en hombro aspirando el olor a caca del metro, transporte tan feo que cada estación era como si me metiera a la Bondojo.
"Tú háblales en español y te preguntarán de dónde eres y serán amables contigo" primer error, cada que abría la boca para pedir algo me veían con esa jeta que tienen las viejas de las Lomas, hablaba en inglés y me entendían pero los muy putos me respondían en francés. Qué pinche maña de joder a la gente.
Quitando esos pequeños detalles, la ciudad es hermosa y nunca te cansas de admirarla, hacen falta días para recorrerla y apreciarla.

Generalmente en el DF hay pocos perros callejeros, sin embargo en otras ciudades o pueblos abundan como moscas en una taquería. Europa carece de eso, pero en su lugar tiene otra bella especie... Las palomas.
Esas criaturas caguengues que se encuentran en iglesias viejas y plazas, allá las encuentras hasta en la puta sopa. Desde el primer día me vi acosada por ellas, pensé que era cosa de Madrid y sus infinitos lugares abiertos como plazas y parques. Cuál sería mi sorpresa cuando 5 días después me encontraba en la terminal de autobuses de la estación Victoria en Londres, esperaba el autobús para París en un lugar cerrado como cualquier terminal y tenía que esquivar a las malditas palomas. Eso no era lo bizarro, sino escuchar en el altavoz que por favor, no alimentáramos a las palomas.
Durante todo el viaje, esas acosadoras me atacaban en busca de comida.

"Me gustaría vivir en Europa, es tan de primer mundo goe" Eso no lo diría el tipo no muy mal vestido que me pedía dinero en la calle, o más bien, los miles de tipos que piden dinero, que buscan trabajo o que organizaron desmadres en España. Es contradictorio, como realmente esos países estaban mal económicamente pero al parecer los Mercedes Benz te salen hasta en las papitas.

Mientras descansaba de haber recorrido todo el Barrio Gótico, la Rambla y demás atracciones, observé el reloj y eran las 3 de la tarde... ¡Las pinches 3 de la tarde! ¿Qué putas iba hacer con el tiempo restante? Barcelona, ciudad donde el tiempo no pasa.
Me aplasté en una banca observando el mediterráneo y acosando las gaviotas, comía un intento de hot dog gigante cuando un tipo comienza a platicarme su vida. Y para acabar de joderme, el sol pintó mi piel de un moreno horrible.
Y faltaban 2 putos días más.

Antes de irme, preguntaba si sobreviviría con 700 euros en efectivo y una tarjeta de crédito, la mayoría de la gente dijo que no. Me fui con menos, cuando piensas en pesos y dices que llevas 12 mil en efectivo y una tarjeta de crédito es harto dinero, pensar en euros te deprime. Los primeros días vas por la calle y las tiendas haciendo cuentas, si eso me cuesta 3 euros en pesos son... A la semana te das el lujo de comprar un litro de agua por 1 euro o entrar a un museo por 14.
Vives a su ritmo y su moneda hasta que llega el último día y regresas con 12 euros en la bolsa y no puedes comprar unos tacos en el Corona, no porque no te alcance, sino por que no son pesos.
Y que decir de los famosos peniques, sufrí con esas monedas en tamaños diferentes con la misma pinche vieja. Era frustrante tratar de comprar un puto café y dar exacto el valor, siempre me faltaba o daba de más, opté por dar pura moneda de libra o billetes.
Tal vez sea madrina en un bautizo y de ese modo me deshaga de ellas.

Después de 10 horas y tres vueltas en el espacio aéreo sobre Valladolid, llegar al interrogatorio del aeropuerto te hace decir 'no pienso quedarme en su país, sólo quiero comer algo'. Reino Unido igual, de dónde es, cuántos días viene, a qué viene, a qué se dedica, en dónde vive, tienes reservaciones de estancia, tiene familiares aquí, tiene reservación para su salida del país, entre otras preguntas amigables. Todo esto te hace querer abrazar a la tipa que te recibe en el aeropuerto de México diciéndote 'hola manita'.

A pesar de todo, las ciudades fueron hermosas. Me divertí, me emocioné, conocí gente nueva, vi gente en calzones y lo disfruté. Deseo volver, me enamoré de Londres y algún día me tendrá de nuevo aunque las palomas me ataquen y la aduana me interrogue como si fuera la Interpol.