25 abril, 2012

Temporada de selecciones, erecciones... elecciones!

Poco sé de política, no esperen que escriba las mejores palabras referentes al tema y me lean como uno de esos escritores que publican libros con títulos como "Las mujeres de Peña Nieto" o "El desafuero de Andrés Manuel López Obrador", de ser así, los invito a que lean la revista Proceso o el diario Milenio y se vayan a la chi...

Escribo de esto porque no se me ocurrió otra cosa, estoy aburrida en el trabajo o todo mundo me acosa con esos temas, no sé. Los jefes, la radio, la televisión, las redes sociales, los anuncios enormes del Estado de México, en todos lados se mencionan las próximas elecciones presidenciales.
No me es grato ver a un orco manoseando a Peña Nieto, es más me molesta ver la cara de todos los candidatos en cualquier lado.

Pero, qué genera tanta polémica. Hace seis años difícilmente se discutía acerca de eso en su hora de comida. Qué diferencias hay de hace 6 años a estos días, ¿que se repite un candidato? ¿una vieja? (hubo una, sin pena ni gloria, pero hubo) ¿un galán de novela sin cerebro?... Por cierto,  ¿quién diablos es el cuarto candidato?

En fin, el punto es hablar del tema y como soy bien pinche borreguito y les comento, de nuevo, que no tengo nada de qué escribir, decidí dar mi bonita opinión.
Me siento intrigada en la opinión de cada persona y de la visión que tienen de sus futuros presidentes. Recuerdo escuchar una discusión con personas cercanas, donde aclamaban que por nada del mundo votarían por Peña Nieto. Sobran razones para justificar dicha afirmación, todos conocemos al candidato y sus oscuros secretos. Pero tampoco votaban por Josefina, no está preparada y la ven lenta. Y ni que decir del "Peje", pobre hombre que perdió los cabales hace 6 años y que por nada del mundo lo dejarían en tan importante puesto.
Y bueno, nadie sabe quién chingados es el cuarto candidato, dicen que es el Güiri Güiri, pero no estoy muy segura.

Ante tales declaraciones, uno se queda pensando en que no te dejan opciones y mejor votas de nuevo por Calderón y a la fregada todos, pero no se puede. También podemos organizarnos y generar golpe de estado para llevar al poder a Marcelo Ebrard, pero tampoco se puede. Estamos en medio de un laberinto sin saber encontrar la salida.

Las encuestas dicen que el PRI está ganando.
¿Las encuestas en dónde? ¿En Mordor? ¿En la casa de Peña Nieto? ¿En las Lomas? Todo mundo odia al tipo y resulta que ganará.
Dicen que las señoras de la casa, la señora quesadillera amante de las telenovelas del 2, ese tipo de mujeres son las grupies que le dan el voto al señor copetudo. Por supuesto, son las señoras que son pobres y que no conocen la diferencia entre el gobierno de un partido o de otro, nunca tendrán dinero. Obvio prefieren que gobierne un galán como se dice que es él.

Sinceramente, daría igual quien gane. Hay que preocuparse por el gabinete, las cámaras y demás personas detrás del presidente. Son esas mentes las que toman decisiones, las que nos chingan y las que siempre serán igual, sexenio tras sexenio
¿Por quién voy a votar? No tengo idea, seguro lo dejaré a la suerte o me saldrá lo feminista o lo tiraré a la basura, el punto es que deberían dejar de hablar de eso y gastar sus pocas ideas en cosas más productivas. O esperar a chismear cuando sean las olimpiadas y tengan en qué distraerse.