12 julio, 2012

Mi persona favorita y su mejor consejo.

¿Vas en serio con ese muchacho?

Me preguntó mientras comíamos, recuerdo que la sopa estaba recién hecha. Nunca me gustó la sopa que hacía después de 2 días, tenía el don de que se convirtiera en una nata jitomatosa horrible y siempre me hacía sentir como Mafalda. Por eso era sopa recién hecha todos los días, bueno, tampoco todos los pinches días del año tragaba sopa.

Pensé en su pregunta, solo encogí los hombros e hice una mueca de no saber nada.

Tenía unas semanas de salir con él, no es que fuera una relación de matrimonio pero a mis 18 años era el primer novio que conocían oficialmente y hablaba todo el tiempo de él. Se puede decir que hasta me sentía un poquito enamorada.
Era guapo, alto, 17 años y con una voz encantadora, tan seductora que seguro le gustó a ella, eso y la educación con que llegaba y saludaba.

En cada evento importante durante mi corta existencia, decía que sería el último que vería, que nunca llegaría a verme salir de la primaria, secundaria, cumplir 15 años, salir de la prepa (casi no lo lograba), salir de la universidad con un título, viajar, casarme, nada vería. Llegó a ver todo, estar presente en cada momento importante a excepción del último, y eso porque no he tenido la desgracia de casarme.

En esa misma plática, la de la sopa, después de preguntar la seriedad de mi relación, me dijo que no me casara tan joven. Recuerdo que lo dijo indiferente mientras partía una tortilla tostada.

"¿De qué sirve? Te casas sin conocerlo bien, convives con un extraño, lo odias y te divorcias. Lo que te sugiero es que cuando conozcas a alguien, hagas eso, conocerlo, si quieres algo más, vete a vivir con él y así sabrás todo, no solo lo bueno sino también lo malo. Si te harta y se te acaba el amor, te largas y tan sencillo continuas tu vida sin tanto drama. Los hombres son unos cabrones, te muestran su mejor cara cuando te enamoran y cuando te casas, te salen con sus pendejadas."

Aún tengo grabada la mirada que le echó a mi abuelo, simplemente sonreí y le dije que tenía toda la razón. Además, en ese entonces no tenía pensado casarme.
-La vida es corta para atarme a un hombre- dije mientras terminaba de comer. Ella sonrió y recogió todo de la mesa.

Por supuesto que son unos cabrones y sobre todo, nunca contó con que su nieta era peor. El noviecito aquel me duró menos que un resfriado y así conoció a varios, entre formales y no tanto; y llegó el momento en que me dejó y nunca conoció al definitivo.

02 julio, 2012

Se nos metió un Peña Nieto en el ojo.

De qué sirvió tanto desmadrito si al final el resultado estaba comprado, no sirvió ni el ojo madreado de nuestra futura primera dama "La Gaviota" para hacer entrar en razón al pueblo.

Es verdad que de los 4 candidatos no se hacía uno, ya hubiéramos querido que nuestro amado Ebrard (amado para el DF, putos) fuera presidente y nos siguiera convirtiendo en Londres, caro pero bien bonito.
Se supone que la mayoría quería evitar el regreso del PRI, la mayoría que ni siquiera vivió parte de los años de gobierno que nuestros padres y abuelos vivieron, sin embargo, esa gente que se quejaba de la mala vida de aquel entonces, votó de nuevo por eso.
¿La gente es masoquista? Supongo que si, lo vimos en Estados Unidos hace años cuando la gente votó de nuevo por Bush, en parte porque todavía estaba presente el sentimiento que causó la caída de las gemelas, pero cuando empezaron a ver que la habían cagado y que cada vez regresaban más soldados en cajones, ahí si, ya no lo querían.
Así nosotros, hace seis años ahí vamos a darle el voto (sí, me incluyo) a Calderón pero cuando arma su teatro de "tratar" de acabar con el Narco, ya lo odiamos porque mató un chingo de gente y así. No me molesta, creo que fue una decisión pendeja, porque como leí en alguna revista donde le hicieron una entrevista al hijo de Pablo Escobar, eso nunca terminará, cuando matas a unos, otros salen, como los ácaros.
El punto es que México lo odia, le reprocha las muertes y pide que renuncie, ahora supongo que ruegan que se quede.

Peña Nieto, señor que se pintó las canas para lucir más maduro y conocedor, de lo cuál no tiene ni madres, hizo campaña prometiendo miles de cosas, pagando votos, regalando cosas, golpeando a su esposa, en fin. Y qué sucedió, ganó. Pero empezó bien, ustedes son los que empezaron mal. Apoyar a AMLO al final como salida de emergencia cuando al principio le decían loco y demás, se tardaron en pensar bien las cosas.

La clase alta sigue pensando que sería un dictador, mentiroso que destruiría el país, y en el fondo, prefirieron que EPN ganara porqué según le pueden exigir que cumpla sus promesas, pero se quejan de las devaluaciones y demás problemas económicos que surjan.

Sinceramente no sé ni lo que quieren, además, ellos de qué se quejan si tienen todo el dinero del mundo y la persona que votó por EPN, no.
Esa persona que cuando no tenga para comer, cuando algún pendejo los organice para encuerarse y exigir miles de cosas, ahí vienen a chingarnos al DF y jodernos la existencia. Que se queden en sus pueblos y armen sus desmadres allá, nosotros no tenemos la culpa de su mala decisión. Además, el DF en una ciudad muy peligrosa y horrible, a qué vienen. 

La gente está molesta, pero de que les sirve hacer corajes sino se puede hacer nada, nunca se ha hecho nada. Los políticos hacen lo que quieren y a nosotros solo nos queda más que vivir porque finalmente piensen en algo, Calderón (según ustedes) mató 60 mil personas, pero un terremoto, tsunami o cualquier desastre natural mata el doble y ahí, no hay a quien echarle la culpa.
Así que gente, relájense y piensen que 6 años pasan de volada y sobre todo, a finales de año se acaba el mundo.