27 enero, 2015

100 cosas que necesito del super.

Ya no recuerdo cuantos días tardé en hacer esta lista, pero son los días que han pasado desde que vi la de la Pablo y que me sugirió que hiciera una. No creo haber entendido y no sé si lo hice bien pero supongo que son mis favoritos hasta ahora y que me hacen creer que estos 31 años no han estado tan desperdiciados.

1.- La lágrima que derramé cuando escuché Black en vivo.
2.- Esa tarde donde me quedé dormida en las piernas de mi abuela la última vez que la vi en una semana de abril.
3.- El beso que me diste por sorpresa cuando nos vimos en una feria.
4.- Cuando escuché completo el Come Around Sundown en la playa.
5.- Los perritos bebé. 

6.- El callejón en alguna parte de Londres donde encontré un restaurante mexicano pintado de rosa y con un sombrero enorme en el segundo piso.
7.- Mi primer concierto de The Killers.
8.- Mi cámara.
9.- Los 10 minutos que estuve sentada en las gradas del Camp Nou, observando la cancha y el gato negro.
10.- Los cupcakes red velvet de la cupcakería.
11.- Mis sueños llenos de ciencia ficción y terror.
12.- La planeación de un viaje. 
13.- El olor del plástico.
14.- Los tulipanes que no son rosas ni rojos, sino un color intermedio.
15.- Las fotos en blanco y negro.
16.- El color de sus ojos, castaños sin llegar a ser oscuros.
17.- Los días nublados.
18.- Los flamingos.
19.- Macaria durmiendo recargada en mis piernas.
20.- El balconcito de mi habitación en la pensión cercana a la Gran Vía donde me quedé en Madrid.
21.- El caminar de los pingüinos.
22.- Mi cobija de Hello Kitty.
23.- El té de manzana y canela.
24.- La sensación que tengo cada que compro un disco.
25.- Mirar las estrellas tirada en la azotea de la casa en el pueblo.
26.- Un abrazo cuando estoy triste.
27.- Comprar libretas bonitas que nunca uso.
28.- El helado de chocolate.
29.- Recorrer los pasillos de las súper papelerías y ver cada cosa como si nunca la hubiera visto.
30.- Dibujar.
31.- Esta escena de Pride and Prejudice.

32.- Mi ipod.
33.- Todos los barnices rojos que tengo.
34.- El guacamole de la Cerveceria de Barrio... ¡Todo el guacamole del mondo!
35.- La leche corporal de fresa de Body Shop.
36.- Mis libros, todos.
37.- La banca frente al puerto en Barcelona donde cada día me sentaba a leer mientras comía un hot dog de 5 euros.
39.- La sensación en el pecho cuando me gusta alguien.
40.- Mi cuento favorito de Poe.
41.- El olor dulce del CD de Teenage Dream de Katy Perry.
42.- El recuerdo de mi abuela cuando platicábamos y le gustaba agarrar mi mano.
43.- Fast & Furious, todas,
44.- La tradición de comprar un cochecito de colección cada navidad.
45.- Las tiendas de los museos.
46.- Los hot cakes. Con Nutella, con mermelada, con mantequilla, jamás con maple. ÑO.
47.- El sidral.
48.- Las cosas antiguas en los tianguis del DF.
49.- Ver la lucha libre en vivo.
50.- La espera en los aeropuertos antes de tomar un vuelo.
51.- Algunas tardes en la universidad donde veíamos películas de terror en casa de un amigo, tirados en un sillón y envueltos en cobijas.
52.- El sonido del motor de un mustang.
53.- Los tacos al pastor.
54.- Llegar todos los días después del trabajo y que Macaria me reciba con mucha emoción, como si no me hubiera visto en años.
55.- Mi risa cuando pasa algo chistoso en Doctor Who.
56.- Un beso en la mejilla.
57.- Los cientos de sobrenombres cursis que me dijo en un mes.
59.- Los craneos.
60.- Las gomitas.

61.- Meter las manos en los bultos de frijol o lenteja.
62.- El olor a frutos rojos.
63.- Mi frase favorita en todo el mondo que es parte de For whom the bells tolls de Metallica.
64.- Snatch. 
65.- La colección de llaveros de diferentes lugares, los que he visitado y los que me han traido.
66.- Cuando lloro sin razón.
68.- La neblina de mi pueblo en diciembre.
69.- Mi cumpleaños 27.
70.- Pan de muerto.
71.- El fragmento de la carta de Lorca a Dalí: 
"Acuérdate de mí cuando estés en la playa
y sobre todo cuando pintes las crepitantes cenicitas
¡Ay mis cenicitas!
Pon mi nombre en el cuadro para que mi nombre
sirva para algo en el mundo".
72.- Los domingos en pijama.
73.- Las cafeterias pequeñas.
74.- El olor de los libros viejos.
75.- Noviembre.
76.- Los paseos largos.
77.- Las estaciones de trenes.
78.- El olor del café recién hecho en las mañanas.
79.- Sentarme en los columpios y no pensar en nada, solo en llegar muy alto.
80.- Un hombre viendo futbol.
81.- El por qué de esta canción
82.- La voz rasposa de Caleb Followill.
83.- Dormir.
84.- Imaginar cuando mi madre me cuenta de su infancia, los detalles, la época.
85.- Las pláticas sin sentido con Salvador.
86.- Los cementerios. (?)


87.- Los mensajes inesperados.
88.- Repetir muchas veces una canción.
89.- El scrapbook que he hecho con todos mis viajes y conciertos.
90.- El festejo de año nuevo de 2010.
91.- Los tamales de mole de Volcán y Montes Urales, si es que sigue vivo el señor que los vendía.
92.- El Storytellers de Foo Fighters. 
93.- Las librerías.
94.- El sexo.
95.- Los plátanos fritos con crema y chispas de chocolate.
96.- Las herramientas que me regaló mi abuelo cuando vine a vivir al DF porque para él eso era lo único importante que tenía que traer.
97.- Los regalos que nunca espero.
98.- Los lugares demasiados verdes.
99.- Pearl Jam.
100.- Los arcoíris.

BONUS TRACK.
- El disco Sirenas de División Minúscula.
- Los amaneceres.
- Los casetes que aún guardo en una caja en el closet de mi habitación en la casa del pueblo.

02 enero, 2015

Propósitos del algo para el algo porque algo.

Ya soy de esas que ocupa el blog para escribir cada año alguna pendejada. Quiero ser popular y ahí les va.
El año 2014 fue muy bonito, los primero meses me sirvieron para reflexionar todo lo mal del 2013 y arreglarlo. También fue el año donde muchas cosas terminaron y hasta ahora creo que son para bien y que por algo suceden. Olvidar...
Fue el año que cumplí un sueño, que más que mío era de alguien y se convirtió en uno de los mejores viajes que he tenido. Un año del que no me arrepiento de nada y que hasta el último día disfruté.
Pero también, hace un año tenía muchos objetivos, muchas metas y deseos que cumplir y me faltaron. Por flojera, por pobre, por lo que sea. Este año no quiero que sea así, por lo que hice mi lista de propósitos, again.

1.- Pasar aunque sea un día cada mes sola, conmigo, haciendo lo que me gusta.
2.- No esperar más de lo que pueden dar las personas. 
3.- Regresar al gimnasio (en serio).
4.- Estudiar un curso de arte.
5.- Decirle a alguien "te amo" (también es en serio).
6.- Ahorrar para ese gran viaje que quiero realizar.
7.- Leer más. 
8.- Hacer algo que jamás pensé hacer, algo diferente.
9.- Organizar un movimiento armado (artístico) para combatir la ley anti lavado.
10.- Un nuevo tatuaje que incluya color. 
11.- Ya en serio, regresar al gimnasio.
12.- Ir a la playa. 

Bueno, empecemos a "palomear" cosas de la lista. Feliz año, idiotas. <3