13 marzo, 2015

Pérdida de espacio.

La simple idea me pone mal, cada día es ligeramente frustrante. Esos pequeños espacios muy míos los estoy perdiendo, ella los acapara. Durante años no me había molestado, existía un equilibrio donde cada quien estaba en lo suyo y había momentos en los que compartíamos un tiempo y lo disfrutaba. Todo eso ya no existe, no tengo tiempo para mí, no disfruto de mi espacio, de mi lugar.

Está presente siempre, no debería pensarlo pero simplemente lo odio. No lo soporto y cada día me pone mal, me llena de frustración, de depresión y desesperación.

Cada día respiro, cada día lo tacho como cuenta regresiva, cada día me nublo más.

No hay comentarios: